Sebastián Piñera, defensor de la democracia y amigo del pueblo venezolano

Sebastián Piñera, quien fuera presidente de Chile, dejó un legado significativo en la política hacia Venezuela. Durante su presidencia, mantuvo una postura crítica y firme contra el gobierno de Nicolás Maduro, considerando su régimen como una dictadura. Piñera respaldó activamente los esfuerzos internacionales para presionar por un cambio democrático en Venezuela.

El expresidente de Chile Sebastián Piñera ha muerto este martes a los 74 años en un accidente aéreo en Ranco, una zona ubicada a 920 kilómetros al sur de Santiago, al precipitarse su helicóptero, según informan medios chilenos.

Durante su mandato como presidente de Chile, Sebastián Piñera se destacó por su postura firme contra el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela. Desde el inicio de su presidencia en 2010 hasta su término en 2014, Piñera expresó en repetidas ocasiones su preocupación por la situación en Venezuela, calificando al gobierno de Maduro como una dictadura y llamando a la comunidad internacional a tomar medidas para restaurar la democracia en el país.

En febrero de 2019, ante la crisis política que se agudizaba en Venezuela, Piñera fue uno de los primeros líderes latinoamericanos en reconocer a Juan Guaidó como presidente interino del país. En una declaración oficial, Piñera expresó su respaldo a Guaidó y llamó a la comunidad internacional a unirse en apoyo a la transición democrática en Venezuela, instando a nuevas elecciones libres y justas.

Además, durante su participación en la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) en junio de 2019, Piñera reiteró su compromiso con la causa democrática en Venezuela. En su discurso ante los representantes de los países miembros, destacó la importancia de mantener la presión sobre el gobierno de Maduro y brindar apoyo al pueblo venezolano en su búsqueda de libertad y justicia.

«Venezuela está viviendo una tragedia y lo considero una obligación moral. Es una tragedia porque hay una dictadura que no respeta la democracia ni los derechos humanos y no hay separación de poderes. Hoy, en Venezuela, el país más rico de América Latina, el 90% de sus habitantes está literalmente en la pobreza, sin alimentos, sin medicamentos. Y en tercer lugar porque hay ciertos valores como la libertad, la democracia y los derechos humanos, que para mí son sagrados y que deben ser defendidos siempre y que no reconocen límites ni fronteras. En este momento, dada la crisis que existe y el sufrimiento del pueblo venezolano, no corresponden posiciones ambiguas. Hay que ser fuertes y claros: el Gobierno de Maduro es una dictadura».

Sebastián Piñera, 22 de marzo del 2019

En el ámbito humanitario, Piñera también se involucró activamente. Desde su presidencia, Chile ofreció ayuda médica, alimentos y refugio a los venezolanos que huyeron de la crisis en su país. Piñera enfatizó la solidaridad de Chile con el pueblo venezolano y destacó la importancia de trabajar en conjunto para aliviar su sufrimiento y promover una solución pacífica y democrática a la crisis.

En resumen, la contribución de Sebastián Piñera a la política hacia Venezuela fue destacada. Su postura firme contra el régimen de Maduro, su respaldo a la transición democrática liderada por Guaidó y su apoyo humanitario al pueblo venezolano formaron parte de los esfuerzos regionales e internacionales para buscar una solución pacífica y democrática a la crisis en Venezuela.

A pesar de su fallecimiento, el legado de Sebastián Piñera en la política hacia Venezuela perdura, recordándolo como un líder comprometido con la defensa de los principios democráticos y los derechos humanos en la región.

Dos períodos presidenciales

El hombre, de 74 años, fue presidente de Chile en dos oportunidades; el primer período entre 2010 y 2014, y el segundo entre 2018 y 2022. Su mandato fue el primero de derecha en democracia mientras él fue uno de los fundadores de Renovación Nacional, una de las principales formaciones de la derecha tradicional en el país. Asimismo, siempre mantuvo cierta cercanía con el Partido Demócrata Cristiano.

Su primer mandato comenzó el 11 de marzo de 2010 con su llegada al Palacio de la Moneda, que puso fin a dos décadas de gobiernos de la Concentración de Partidos por la Democracia. Durante su campaña, instaló siete ejes como pilares de su gestión: igualdad de oportunidades, fortalecimiento de la confianza en las instituciones democráticas, fortalecimiento de los derechos y las libertades individuales, fortalecimiento de las regiones y las comunas, fortalecimiento del emprendimiento de la clase media, participación en un mundo globalizado y cuidado del medio ambiente.

Sin embargo, sus primeros momentos al frente del país se dieron en un clima de tensión tras el paso, días antes, el 27 de febrero, de un terremoto y un maremoto que dejaron en el centro y sur del país unos 525 muertos y 23 desaparecidos.

De inmediato, puso en marcha un plan de reconstrucción de viviendas e infraestructura pública y presentó el proyecto para la creación de las leyes 20.444 y 20.455, que contemplaban la creación de un Fondo Nacional de Reconstrucción y mecanismos de incentivos tributarios a las donaciones, que buscaba contener la crisis y llevar alivio a los vecinos.

Más tarde, el 5 de agosto, también se dio el derrumbe de la mina San José, en la región de Atacama, que dejó a 33 mineros atrapados durante semanas y puso los ojos de todo el mundo allí. Tras un operativo de rescate sin precedentes, el 13 de octubre se logró liberar a todas las personas y, al cumplirse el primer año del accidente, Piñera impulsó un proyecto de ley sobre institucionalidad y seguridad minera para la creación de la Superintendencia de Minería y el Servicio Geológico de Chile.

Fuera del plano medio ambiental, el mandatario también vio durante su primer período un recrudecimiento del conflicto mapuche, que perduró entre julio y octubre. También, en 2011 se dieron levantamientos de los movimientos sociales y estudiantiles que reclamaban ante el aumento del precio del gas y demandaban el acceso equitativo a la educación superior y un mayor gasto público en este sector.

Piñera tomó medidas al respecto y, durante su mandato, incrementó la subvención escolar e implementó programas de becas, entre otras medidas clave.

En cuanto a lo político, a finales de 2012 se dieron cambios en el régimen de inscripción, organización y funcionamiento del Servicio Electoral por medio de los cuales se fijó la inscripción automática y se estableció el sistema de primarias para la nominación de candidatos a la presidencia, el Congreso y las alcaldías. (Fuente: Morfema.Press)

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.