La ley del silencio.

Por: Rafael Augusto López R.
Si no fuera porque en cadena nacional se presentó el proyecto de Ley Contra el Fascismo, Neofascismo y Expresiones Similares, uno pensaría que era una broma, y de repente se podía jugar con algunos refranes como: ¨Cachicamo, diciéndole al Morrocoy, conchudo¨, ¨La Cabra siempre tira para el monte¨, ¨Amolando cuchillo para su propia garganta¨, y muchos más. Pero el asunto es en serio, veamos:
¿Qué persigue este instrumento? Que los venezolanos no hablemos, que nos convirtamos en mudos y sin poder hacer señas. De tal manera que si no tienes agua, electricidad, no tienes gas, tus ingresos no te alcanzan para adquirir alimentos, mucho menos medicamentos, si no te pueden atender en el hospital porque los equipos están dañados, o no hay insumos, o no hay enfermeras porque la mayoría se han ido, si tu hijo no puede recibir sino 2 días de clase en la escuela porque los docentes tienen un salario miserable y no les alcanza ni para cancelar el pasaje, si eres pensionado al final terminas como indigente y casi deprimido, si el hampa tiene azotado el sector donde vives y además las vías están full de huecos, si casi no puedes ir a tu trabajo porque no logras surtir gasolina subsidiada, si no estás de acuerdo con que las empresas públicas como CANTV, Aguas de Mérida, CORPOELEC y las privadas de estos y otros servicios como la televisión por cable, el internet, y ahora también cancelar una tasa para que lleven tus desechos sólidos al calvario, porque si no te cortan el servicio de energía eléctrica a pesar de su ausencia, eres comerciante y ya no soportas la excesiva carga impositiva que te tiene al borde de la quiebra, estás hastiado que cuando sales a trabajar en la economía informal los oficiales de los cuerpos de seguridad te bajen de la mula, o cuando logras ir a Cúcuta aprovechando que tu familiar que está en el exterior te envió una remesita, logras hacer un mercadito y los dolaritos que pudiste ahorrar te los traes bien escondidos para que no te los quiten, seguro tendrás que dejar algún producto de los que compraste, porque si te descubren los verdes te los quitan. O si tu hijo le cayó mal o le quitó la pareja a algún tombo y le siembran droga o cualquier otra cosa, y en la fiscalía o el mismo venado lo matraquean para no llevarlo a juicio. O que algún miembro del alto gobierno y peor aún si tiene soles, se enamora de tu empresa, tu hacienda, tu vehículo o de tu pareja. Si te ocurre cualquiera de esas vicisitudes, deberás quedarte callado, porque si protestas, corres el riesgo de que te juzguen porque has asumido una conducta violenta, fascista o neo fascista o expresiones similares y por lo tanto te pueden sancionar con prisión de 8 a 12 años con inhabilitación política, no como pena accesoria sino como principal.
Es posible que usted haya pensado, bueno me quedo callado, pero le pido al amigo Tuto que en su programa de radio moviendo la cola o en el de televisión la esquina caliente, o en el live la sobremesa que hace vía Instagram, denuncie que tal funcionario me está extorsionando en X organismo y si no le doy tanto dinero va a ir preso mi hijo. Tendré que decirle, cuanto lo lamento, pero no puedo hacerlo, porque si el funcionario al que corresponda, considera que la denuncia que formulé en su nombre, configura haber denigrado de ese organismo, y por lo tanto está contemplado en el artículo 11 de la Ley antifascismo, neofascismo y expresiones similares. En consecuencia, le será cancelada la concesión a la emisora o a la televisora y usted y yo iremos presos según el artículo 22 por un lapso de 8 a 12 años. O, por lo menos, cerrarán el programa, y las redes sociales al parecer desaparecerán, porque tener un grupo de WhatsApp lo pueden considerar un acto fascista.
Estoy tratando de recordar algún Gobierno desde 1945 a esta parte, que haya cercenado el derecho a pensar y la verdad no encuentro. Durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez se aprobó la Ley Contra Vagos y Maleantes y se la aplicaron a quienes eran enemigos del gobierno. Luego, en los gobiernos de Rómulo Betancourt y de Raúl Leoni ese instrumento lo utilizaron para privar de libertad a quienes formaban parte de los grupos guerrilleros, omitiendo sus derechos y el debido proceso.
¿Tendrá esta tiranía, autoridad moral para juzgar a alguna persona o grupo como fascistas? Este es el gobierno en toda la historia de Venezuela que ha tenido el más descarado comportamiento fascistas. Solamente con recordar a Hugo Chávez caminando por el centro de caracas, ordenando la expropiación de unos cuantos negocios, el asesinato de Franklin Brito, la expropiación de unas cuantas haciendas en plena producción, o cuando en San Antonio del Táchira les marcaron con una X el frente de la casa a quienes habían protestado, la conducta de los cuerpos policiales y militares para reprimir las llamadas guarimbas. El despido de cerca de 20.000 trabajadores de la empresa petrolera, el culto a la personalidad del gobernante, del fallecido y del actual, los bochornosos actos de corrupción en que han participado altos funcionarios. La utilización de civiles para perseguir, secuestrar, torturar y desaparecer opositores. Las órdenes impartidas a través de medios de comunicación por el jefe de estado a los integrantes de la furia bolivariana para agredir, arremeter y amedrentar a los opositores. Y la conducta neo fascista que mantiene en su hobby de TV el vicepresidente del partido de gobierno. Y así muchísimas más en todo el país.
No tiene sentido analizar desde el punto de vista jurídico este contenido, que me hace recordar una exitosa agencia de publicidad con asiento en Caracas, cuyo lema era: ¨Permítame pensar por usted¨, es decir si no derrotamos la tiranía, tendremos un partido único y un pensamiento único.
Algo, me dice que están seguros que los votos no les dan, que la única manera de mantenerse en el poder es que Elvis Hidrobo anuncie a lo arrecho que Nicolás Maduro obtuvo 10 millones de votos y ha sido reelecto, y sospechan que los millones que votaremos por María Corina Machado o por Corina Yoris, o por el candidato que respalde María Corina y la Plataforma Unitaria, estaremos en cada centro de votación defendiendo la voluntad popular y seguramente, estrenarán el 28 de julio esta bazofia. ¿Pasará con esta vergüenza lo que ocurrió con la Ley sobre vagos y maleantes? Que, por cierto, les quedaría como anillo al dedo. Espero que quienes fueron aceptados como candidatos presidenciales y se consideren demócratas, hagan un pronunciamiento rechazando esta abominable pretensión fascista.
Igualmente invito a mis amigos Alfredo Aguilar, secretario general del Colegio Nacional de Periodistas Seccional Mérida y a José Miguel Monagas (Miguelito) para que si es posible en los espacios de la Cámara de Comercio de la cual es presidente, convoquen a periodistas, locutores, productores independientes, directores y propietarios de medios de comunicación para fijar una posición al respecto. Nadie puede asegurar: Por mí no vendrán.