Caso de Naibelys Noel fue denunciado ante el Comité Cedaw

Han pasado tres años, ocho meses y 16 días desde que Naibelys Verónica Noel Pérez perdió a su hijo y se convirtió en víctima de violencia vicaria. El 17 de agosto de 2019, su entonces pareja y agresor cumplió la amenaza de asesinar a su hijo si ella decidía terminar con una relación donde sufría constantes agresiones sexuales, físicas y psicológicas. Lejos de recibir justicia, Naibelys Noel se convirtió también en víctima del Estado venezolano, siendo privada de libertad al día siguiente del infanticidio de su hijo y acusada de cómplice.

En Venezuela la violencia vicaria no está tipificada como delito, pese a existir casos que evidencian su comisión. Se trata del tipo de violencia de género ejercida por agresores que, con la intención de infligir más sufrimiento a las mujeres, causan daños graves a sus hijos e incluso la muerte. El caso de Naibelys Noel es uno entre decenas existentes en el país.

La Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia tampoco incluye las formas discriminatorias de estereotipación de género, previstas en la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer (Cedaw, por sus siglas en inglés), suscrita por Venezuela. Sin embargo, el numeral 4 del artículo 2 de dicha ley establece como uno de sus propósitos el de “asegurar la aplicación de criterios probatorios libres de estereotipos y prejuicios de género que subordinan a las mujeres y no las reconocen como sujetos de derecho”.

Lo anterior no se cumple en el caso de Naibelys Noel. La acusación que la Fiscalía dirige contra ella es discriminatoria por un estereotipo de género: señalarla de cómplice del asesinato de su hijo por el hecho de ser su madre, pese a haber intentado denunciar meses antes a su pareja en la policía por maltrato infantil y no ser atendida debidamente por ningún funcionario. En esa oportunidad ella decidió irse con su hijo a su ciudad natal (Barquisimeto, estado Lara) pero la falta de apoyo y de trabajo para poder mantenerse económicamente la obligó a regresar con su victimario, quien residía en Santo Domingo, municipio Cardenal Quintero del estado Mérida.

Estereotipos de género propician discriminación y violencia contra las mujeres

Un estereotipo es un prejuicio, una preconcepción o una visión generalizada sobre las características y/o atributos de las personas por pertenecer a un grupo social o sobre los roles que las mismas deben cumplir. Gema Fernández, abogada de la organización Women’s Link Worldwide, señala que los estereotipos de género se refieren, específicamente, “a la construcción social y cultural de hombres y mujeres en razón de sus diferentes funciones físicas, biológicas, sexuales y sociales”.

En su artículo Los estereotipos de género en los procedimientos judiciales por violencia de género (2009), Fernández muestra con casos concretos que la estereotipación de género tiene consecuencias en la aplicación de un tratamiento discriminatorio hacia las mujeres en el ámbito judicial, llevándolas incluso a ser privadas de su derecho a tener una tutela judicial efectiva.

“Los estereotipos de género conllevan implicaciones negativas para las mujeres; se vinculan de manera decisiva con las causas de la violencia y con la impunidad de la misma; son una barrera para el ejercicio del derecho de acceso a la justicia y se han identificado como una de las causas últimas de la dificultad para avanzar en la eliminación efectiva de la discriminación contra las mujeres”, afirma Fernández.

Discriminación y violaciones de derechos humanos contra Naibelys Noel

La Comisión de la Universidad de Los Andes contra la Violencia de Género (ULA Mujer)y el Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad de Los Andes (ODH-ULA), cuyo equipo legal representa la defensa judicial de Naibelys Noel, denunciaron este caso ante el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (Comité Cedaw), resaltando que el Estado venezolano la revictimiza al detenerla sin ninguna prueba incriminatoria, violando su derecho a la presunción de inocencia, y al mantenerla aún privada de su libertad.

En dicha denuncia, que es de las primeras en su tipo en presentarse ante el Comité Cedaw desde Venezuela, ULA Mujer y el ODH-ULA resaltan que Naibelys Noel también fue sujeto de revictimización al ser expuesta en redes sociales por el propio director general del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) como cómplice del infanticidio de su hijo. Su rostro y nombre completo fueron publicados, mientras que la cara del asesino no se publicó.

Por si fuera poco, Naibelys Noel también ha sido víctima de retardo procesal. Luego de su detención arbitraria tuvo que esperar casi tres años para que se iniciara su juicio, que se mantiene en curso, después de al menos 18 diferimientos de audiencias atribuibles a jueces y fiscales. Finalmente, Naibelys Noel tiene una enfermedad que requiere de atención médica urgente, la cual ha sido negada por la misma justicia que la discrimina y viola sus derechos humanos y como mujer.

ULA Mujer y el ODH-ULA están a la espera de la respuesta del Comité Cedaw a la denuncia presentada sobre este caso, pero no dejan de exigir justicia al Estado venezolano y que las autoridades competentes hagan cumplir la ley creada para garantizar el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia.

(Equipo de Prensa Observatorio de Derechos Humanos Universidad de Los Andes. Mérida – VE)

Leer más: [Informe] Derechos de las mujeres, micromachismo y desconocimiento de la ley. Febrero – marzo 2023